miércoles, 7 de julio de 2010

LIBRO "DIOS EN LAS TRINCHERAS"



el padre salesiano y (VGM)Vicente Martínez Torrens, presentó en el auditorio del Hotel de Turismo, de la localidad de Monte Caseros, Corrientes, el libro DIOS EN LAS TRINCHERAS, un conmovedor relato de sus vivencias, a través de imágenes tomadas con su cámara de fotos,que mostraron no sólo situaciones comunes en toda guerra-miserias y dolor-sino el heroísmo y la permanente fe que prevaleció durante la misma; eligió esta ciudad invitado por los veteranos del regimiento de infantería 4, como agradecimiento por haber devuelto hace 26 años, la gloriosa enseña que defendieron en Malvinas.

En el lugar, situado a orillas del río Uruguay y al este de la localidad de Bella Unión,Brasil, estuvieron presentes el intendente,ingeniero Eduardo Omar Cornaló, y todo su gabinete, el jefe del Centro de Adiestramiento Operacional (CAO), coronel y (VGM) Roberto Oscar Reyes, el jefe del regimiento mecanizado 4 (RIM), Juan Carlos Marocero; veteranos de las tres Fuerzas,soldados en actividad e integrantes de la comunidad de Monte Caseros.

Al promediar la mitad del evento,un corte general de energía eléctrica apagó las luces. Nadie se movió. No se escuchó ningún murmullo. El Padre continúo hablando,a oscuras, como en Malvinas.Un clima de intensa espiritualidad,acompanó a todos los presentes.Dios estuvo allí.Al encenderase las luces, y en el transcurso de tres horas las emociones permanecieron, en los ojos del Padre,y de cada hombre y mujer que asistieron.

Al finalizar, el presidente del Centro de Veteranos de Ava Naró, Pablo Córdoba, le manifestó al Padre:"Usted sabe que los veteranos estamos acostumbrados a muchos conflictos,no sólo en 1982, sino en la búsqueda permanente de nuestra identidad,y que los argentinos han demostrado ser una estirque que unidos podemos hacer muchas cosas, con lo que se tiene, con lo que se puede.Nosotros somos testigos oculares de haber defendido nuestro patio delantero, o trasero, según para quien lo mire-para mí el delantero- porque en lo personal nadie me obligó ir a Malvinas.Queda mucho por hacer, pero siempre con la verdad. Por eso, nos hemos juntado el pueblo con sus instituciones-Municipalidad y Ejército Argentino-para mantener la cultura de nuestra región, y ser los trasmisores a las futuras generaciones, que el pueblo argentino ha sido valiente en muchas cosas.Chicos de 18 y 20 años años se han enfrentado a grandes potencias,y "estos indios" las hicieron temblar, con el espíritu y la guía de Dios; y eso se ve con claridad en toda su obra.Yo le quiero agradecer, en nombre de mis compañeros y en el de todas las Instituciones que les nombre, el hecho de que hoy usted pueda mostrar aquí, este hermoso material".

La respuesta del Padre, no se hizo esperar:"El venir acá, soy yo quien les debe agradecer a ustedes.Para mí Monte Caseros es el cofre de mi bandera,porque ella está en mi corazón. Gloria a los heróes que murieron y honor a los que volvieron, para ser testigos de esa gloria, que son ustedes. A mí, no me pueden desmentir esto porque soy el testigo de esos hechos".

El auditorio estalló, pero esta vez no fueron bombas, granadas,o armas trazantes; eran interminables aplausos de agradecimiento hacia el Padre. EL 27 de octubre de 1982,Martinez Torrens,llegó a Montes Caseros con una caja, que guardaba un preciado tesoro: la bandera de guerra del regimiento 4,que lucía las distinciones por su participación en el Sitio de Montevideo, Tupiza, Combate de los Pozos, Combate de Uruguayana, Estero Bellaco, Combate de Humaitá, Lomas Valentinas, Guerra del Chaco y Malvinas, que escondió y trajo desde las Islas.

Para mi ser partífice de la llegada del Padre a Monte Caseros,cerró un círculo que se abrió el 8 de marzo de 2007, cuando el sargento y encargado del Museo del Regimiento, Ceferino Moschen, me relató la historia de la bandera del RI 4.Sin embargo, a partir de hoy se abrieron muchas más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario